Como teníamos previsto visitar Carcassonne, debíamos levantarnos pronto, recoger las maletas y salir de Toulouse a una hora prudencial. Por eso nos hemos levantado tarde y nos hemos ido a pasear por el jardín japonés que hay al lado de donde nos habíamos alojado:

Templo rodeado de su laguito. Todo muy japonés :) Templo rodeado de su laguito. Todo muy japonés :)
Incluye puente y ninjas, que claro, no podéis ver. Incluye puente y ninjas, que claro, no podéis ver.

Dato curioso, según la teoría francesista, Gardel nació a dos portales de donde estábamos alojados en Toulouse. Y el otro día gané (de verdad) un concurso no profesional de tango. Y había más concursantes. ¿Casualidad? Imposible.

Después ya sí hemos salido hacia Carcassonne. Y en un sorprendente giro de los acontecimientos, Alex ha decidido que mejor íbamos a Lastours. En realidad sólo Alex ha ido a Lastours, yo me he teletransportado, gracias a mi superpoder mutante de dormirme en los medios de transporte(1).

Y se puso a llover. Y luego a granizar. Y sobre todo llovía. Y a Lastours uno va para una visita a los castillos. Al aire libre. Y allí que no paraba de llover. Así que finalmente nos hemos ido a hacer la visita bajo la lluvia. Lo bueno es que como jarreaba a mares, no había nadie más, y teníamos el camino para nosotros; lo mejor es que 5 minutos después ha parado de diluviar y se ha quedado una leve y agradable lluvia y una leche.

Mereció mucho la pena el paseo bajo la lluvia. Mereció mucho la pena el paseo bajo la lluvia.
Originalmente estaban abajo, pero los reconstruyeron en las cimas. Por joder, imagino. Originalmente estaban abajo, pero los reconstruyeron en las cimas. Por joder, imagino.

Mereció absolutamente la pena. Volvemos del paseo a las 15 y preguntamos a la chica de taquilla que dónde podemos ir a comer.

  • Pour manger – le digo
  • ah! oh! no! ¿ahora? pero…
  • ¡oñe! ¿sabes español?
  • ¡pero no tenemos nada abierto!
  • ah bueno, no importa
  • es que en Francia comemos pronto
  • no pasa nada, buscamos algún sitio
  • imposible, ¡¡¡es que no hay nada, NADA!!!
  • en serio, que no es problema
  • ¡¡NO HAY NADA!! ¿No lo entendéis? ¡Es que en Francia somos asín!

Y nos hemos tenido que escapar haciendo la croqueta que disimula porque la mujer se ha quedado ahí con un disgustazo. Quién nos manda comer a las 15 ¬¬’. Y entonces ya sí nos hemos a Carcassonne. Ubicarnos en nuestro airbnb. Confirmar que nuestro anfritión no sabe nada de inglés. Sospechar que tampoco sabe muy bien francés. Sospechar también de que Alex es el que no domina el idioma. Sonreír porque no me entero de nada. Patrice pensará que andaba borracha. No le falta razón.

Después hemos paseado por Carcassonne y hemos localizado los sitios importantes: la oficina de turismo, la panadería que abre pronto, el café con wifi. Y nos hemos ido a cenar a un sitio muy recomendado. El dueño habla francés, inglés y un poco de español. Hemos alucinado. Nos da la carta en español y todo. Y entonces reparamos en que hay un cartel en el baño con una indicación en francés, traducida al inglés y a… ¿español?

  • perdone – le digo al camarero – ¿se supone que la tercera línea dice lo mismo que en las otras pero en español?
  • ya buegno, es que
  • es que no sé bien qué pone ahí
  • es que está en catalán
  • ahhh, le puedo decir cómo se dice en español
  • no
  • ahmmm
  • and, may I speak english?
  • if, if
  • it’s in catalanian and I don’t want it to be in Spanish, because, most of my spanish tourists are from Cataluña
  • ohh, I see (yo no veía una mierda, de hecho)
  • but the menu… I have also, argentinian or colombian people; I must have the menu in spanish
  • ohhhh, I see (no tenía ningún sentido, pero me tienen prohibido discutir cosas sin sentido, tsk)

Así que nos hemos terminado nuestras crepes y a dormir. Mañana, la ciudad antigua de Carcassonne y algún pueblo alrededor.

(1) Puntualizo que este superpoder mutante no aplica si yo conduzco.