Como pequeña tradición y homenaje privado, Alex y yo aprovechamos la semana después del FOSDEM para tomarnos unos días; como FOSDEM es en Bruselas, buscamos algún destino a mano. Este año tocó Holanda FOSDEM es una conferencia internacional para desarrolladores de software libre (sí, papá, mamá, eso es lo que hago para trabajar); siempre se celebra en el primer fin de semana de Febrero, supongo que porque es una época muy apacible en Bruselas (salvo el año que estuvimos a -12º, o el año en el que el termómetro “sólo” bajó a -5º. Ay).

Como otros años, Pablo y Ángela también han ido, y por primera vez, Luiyo y Esther se han acercado.

Los 6 fantásticos, próximamente en los mejores cines. Los 6 fantásticos, próximamente en los mejores cines.

Tras FOSDEM hemos comenzado las vacaciones. Coche alquilado y hemos pasado el día en carretera. Hemos parado en Luven (Lovaina) (pueblo típico belga), donde hemos tenido la suerte de ver a los ¿trompeteros municipales? tocar desde las ventanas del Ayuntamiento.

La torre de la biblioteca, con una vista increíble de la ciudad (o eso nos han contado, porque no hemos subido XD) La torre de la biblioteca, con una vista increíble de la ciudad (o eso nos han contado, porque no hemos subido XD)

De ahí hemos enfilado hacia Maastrich; de camino hemos visto un cartel que ponía Aachen (Aquisgrán) y Alex ha mencionado que nunca había estado; como es una ciudad chulísima, con una catedral única, como ahí coronaron a Carlo Magno y a Carlos V, y como Maastrich es más bien una ciudad tostón, hemos replanificado y nos hemos ido a pasear y a tomar unas printen por Aachen.

Justo después de comer se ha puesto a nevar así que era la hora de ir a Nijmegen (Nimega), una de las ciudades más antiguas de Holanda. Resulta que fue duramente bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial, ¡¡por los británicos!! que por lo visto pensaron que aquello era Alemania (ojo que esto con un GPS no pasa. Bueno, a mí me pasa alguna vez…), y como resultado la zona antigua está muy restaurada.

La hemos visto de noche, muy muy agradable; mucho carril bici (con muchas bicis haciendo uso intensivo), tranquila y apacible. Hemos cenado en un bar donde además tienen juegos de mesa, así que de paso nos hemos echado unos vicios.

Mañana tenemos previsto ir a Hoge Veluwe, un parque natural enorme, donde además está el museo con la colección privada de Van Goghs más grande del mundo. ¡¡Seguiremos informando!!