Último día en Amsterdam; lo teníamos todo preparado. Y entonces ha sonado el despertador y hemos replanificado…

Al final hoy hemos madrugado poco (a las 9 #ay) y nos hemos dado un desayuno homenaje, porque nos han dicho (en holandés, no podemos estar seguros NI descartarlo), que hoy se acababa el mundo; os confirmo desde ya que debimos entenderlo mal; pero esta mañana inhóspita nos entró el canguelo y nos fuimos a desayunar como si no hubiera un mañana.

Tras el desayuno íbamos hacia el Rijksmuseum, pero por la vuelta panorámica que te permite coger unos cuantos cachés y de pronto, descubrir una nueva zona de la ciudad muy chula.

Hemos llegado a la cola del museo hacia las 13 y yo he empezado a replantearme la vida:

  • ¿Y como cuántas ganas de ir al Rijksmuseum tienes? – he preguntado con pocas segundas
  • Yo ya he estado tantas veces viendo la Lección de anatomía que ya me han convalidado primero de Medicina.

Resulta que tras el Köller-Müller, la casa de Anna Frank y el Museo Van Gogh yo estaba ya un poco saturada de museos, aśi que hemos cambiado al plan y hemos seguido pateando zonas de Amsterdam que no conocíamos, como parques y otros barrios (y cogiendo unos cuantos cachés XD).

¿Es un oso? ¿Es un avión? No, es un perro de cartón... ¿Es un oso? ¿Es un avión? No, es un perro de cartón...

Por la noche íbamos a por comida surinamesa, pero nos ha dado un ataque de moñería con el Bij Ons y nos hemos ido a cenar ahí tranquilamente.

Y con esto el viaje se termina; Holanda me ha gustado mucho, y Amsterdam en particular me parece una ciudad preciosa, incluso para vivir. Lo de las bicis aquí me ha hecho pensar en un par de cosas: llega a extremos inauditos porque las bicis son las super prioritarias y los peatones quedamos como ciudadanos de tercera clase. Si vas por la calzada te pitan aunque casi siempre que iba por la calzada era porque la acera estaba invadida de bicis. El casco debe estar prohibido por ley porque no llevaba nadie, ni siquiera en moto XD Me llevo como reflexión importante revisitar los coches de mi ciudad en clave de “lo que ocupan” porque imagino que será mucho más. A pesar del ajetreo de las bicis, es una ciudad tranquila; bastante cara de media aunque tiene muchas oportunidades a buenos precios.

Hablar holandés es sencillo: basta con repetir las vocales, por ejemplo: “pan” (español), paan (holandés). Y así con todo. De nada amigos Viajar con Alex, como siempre, es un lujo: es un compa excepcional. ¡Hasta el próximo viaje!

Edito: dejo aquí una galería de fotos de Países Bajos sin orden ni concierto :)