El Parque Nacional de Suiza no suele estar en el top de visitas a la Confederación Helvética, sin embargo, nosotros queríamos pasar allí un par de días, aunque se desviara bastante de la zona oeste que estábamos recorriendo.

Ayer (sábado) teníamos ruta en coche desde Lucerna hasta Valdidentro (en Italia ya). El plan original era parar en Davos y conocer esta pequeña ciudad. El plan original era una castaña porque en Davos llovía a cántaros, nos metimos en un bar, nos sacaron los hígados para poder tomar un café y el café ni siquiera estaba muy bueno. Así que salimos pitando de Davos.

Del lado suizo, la entrada al Parque Nacional pasa por Zernez, donde está el centro de visitantes. Allí estuvimos indagando en las rutas que podíamos hacer, y como era prontito, decidimos echarnos al monte con una cortita. Fue una ruta sencilla pero nos sirvió para hacernos una idea de cómo funcionan los caminos y las señales en este parque (spoiler, todo super bien señalizado).

Era una ruta que corría a través de varios grimmels (que nosotros hemos traducido por “claros en el bosque”), y tuvimos la oportunidad de ver una manada de corzos (similar).

Hijas mías, algún día todo este grimmel será vuestro Hijas mías, algún día todo este grimmel será vuestro

Tras la ruta, nos fuimos hacia nuestro alojamiento en Italia. Para llegar hay que recorrer el túnel Munt La Schera, un impresionante túnel bastante claustrofóbico de 3 kilómetros de longitud, bajo la montaña que separa Italia y Suiza.

¡Nos ha nevado! ¡Nos ha nevado!

Hoy por la mañana hemos vuelto a cruzar el túnel para ir a la parte Suiza a hacer nuestras rutas. Cogimos el alojamiento en Italia porque era bastante más barato, sin saber que por cruzar el túnel la presa que hay junto al túnel, te cobran 15 chocofrancos (CHF). Cada vez que pasas :P Avisados quedáis.

Con 10 chocofrancos, te monto una presa Con 10 chocofrancos, te monto una presa

Hemos llegado pronto y hemos empezado la ruta número 17. Es la más emblemática y la que (según nos dijeron) más se hace. De nuevo estar fuera de temporada nos ha supuesto hacer la ruta prácticamente solos. Ha sido una auténtica gozada hacer la ruta, especialmente después de que canceláramos la de Faulhorn. Esta parte de Suiza tiene un paisaje alpino distinto del que nos encontramos en Lauternbrunen, más parecido tal vez a lo que nos hemos encontrado en Pirineos.

Esta ruta nos ha llevado poco más de 3 horas, así que nos hemos ido directamente a hacer otra ruta: una más sencilla pero también con vistas increíbles. En esta hemos tenido suerte y hemos visto una marmota saltando por la pradera. Aquí hemos aprovechado para comer ‘con vistas’:

La marmota hace marmúúúú La marmota hace marmúúúú

Aquí os dejo las 3 rutas que hemos hecho en el parque:

Al terminar, aún era pronto, así que Alex ha propuesto acercanos al Paso del Stelvio, famosa carretera por ser pintoresca y peligrosa. Es un sitio muy concurrido por moteros y conductores de cochazos. Esta es la más famosa, en parte por ser muy fotogénica, aunque las carreteras que hemos cogido de vuelta a Italia (¡sin pasar por el túnel!) no tenían nada que envidiar tampoco. Ha sido una ruta alucinante por unos valles bastante recónditos y preciosos.

Ruta de moteros y ricachones Ruta de moteros y ricachones

Ha sido un día genial, y el tiempo acompañó (las previsiones nos daban malas ayer mismo). Mañana salimos para Shaffhausen, al norte de Zurich, de nuevo cambio de tercio y encaramos la segunda semana de estas vacaciones. ¡Seguiremos informando!