¡¡Suiza!! El Team Tontako este año nos hemos ido a Suiza. Tras un agosto desesperante de calor en Madrid, teníamos muchas esperanzas en que en Suiza haría fresquete. 35º al aterrizar. Así como comienzo, no está mal, ¡pero buscamos más fresquete!

Tras el viaje hasta Ginebra, con 0 incidentes memorables y alguno que prefiero olvidar, no me tiréis de la lengua, alquilamos nuestro coche y nos fuimos a nuestro primer BnB, en las afueras de Ginebra. Desde allí, nos recomendaron ir al centro en un tranvía, y desde el centro, coger otro tranvía hasta la zona de Naciones Unidas, para ver lo más emblemático de la ciudad.

A mí lo de coger el tranvía me dio bastante pereza, y como Alex se apunta a lo que sea, pues nos fuimos paseando hasta el centro. Zona vieja, catedral, y mega-chorro. El mega-chorro es básicamente un chorro de agua muy grande en el Lago Leman. No tiene más objetivo en la vida que mojar a los turistas que nos aceramos a verlo. Es como el ciclo del agua, pero con turistas. Lo cierto es que da para alguna foto bonica…

Desde ahí nos dimos una vuelta siguiendo el paseo marítimo lacustre:

Ginebra desde 'en frente' Ginebra desde 'en frente'

Y, puestos en gastos, pues nos fuimos hasta la zona de Naciones Unidas del tirón:

Al final fue un paseo de 15 kms para ir haciéndonos a la idea de lo que vendrá en los próximos días.

La primera impresión incluyó: kebabs a 31 francos cada uno (31€), fuentes de agua potable por todas partes (¡genial!) dispensando agua de continuo (¡¿cómo!?), muchos baños públicos y un tiempo estupendo. Ah! Y ningún caché tradicional. El centro está plagado de misterys pero solo había uno tradicional y no hubo forma de ubicarlo.

Esta mañana hemos salido pronto hacia Lausana, y después a Montreux, que es como Donostia (pero no tan cara, claro). Hemos comido al pie del lago y nos hemos ido directamente al Castillo de Chillon, una de las pocas visitas históricas que tenemos previstas para este viaje.

El emplazamiento (al pie del Lago) ha tenido asentamientos desde la edad de Bronce, y se datan algunas partes del castillo en el S.XI. Esto significa que está muy muy reformado (estilo Carcasone). Ha sido una visita chulísima por todos los rincones del castillo, hasta una torre basante alta, con vistas espectaculares del lago.

Y por la tarde hemos llegado a nuestro siguiente alojamiento en Ayent. Es una casa increíble en Ayent, en la loma de una montaña mirando un valle enorme. Y ahora mismo escribo esta bitácora con estas vistas:

Y como es costumbre por estos viajes, ¡el selfie! No sea que se os olviden nuestros maravillosos rostros ;-)

Actualización: y aquí van las fotos de estos días…