Desde hacía dos días había nevado tanto que el paso del Atlas estaba a ratos cerrado, así que no teníamos muy claro qué tal discurriría nuestro trayecto hasta Marrakech. En la carretera había más caos del habitual, nieve a los lados y mucho barro, pero con calma y paciencia logramos llegar a Marrakech. Allí devolvimos el coche y nos fuimos a dejar nuestro equipaje al riad de la primera noche, que nos gustó tanto como para repetir.

Y así llegamos al último día en Marruecos; teníamos unas cuantas horas por la mañana, así que decidimos hacer un poco de turismo por Marrakech. En un montón de guías vimos que el foco general se pone en la plaza Jema el Fnaa (cariñosamente “la plaza del Fnac”) y en el zoco aledaño, pero no me parecía un plan muy tentador, y nos fuimos de visita monumental.

Cruzamos brevemente el zoco a primera hora de la mañana, y llegamos a la Medersa Ben Yusuf. Una medersa (madrasa o almadrasa) es una escuela coránica. Esta es del S.XVII y destacan los maravillosos decorados por todas las paredes. Imprescindible:

A la salida nos acercamos al museo de arte marroquí que estaba cerrado por ser martes, así que redirigimos nuestros dirhams al Palacio de la Bahía, otra visita muy tranquila por dentro de un edificio fabuloso, en el que destacan sin duda los techos artesonados:

Y para terminar las visitas, fuimos a las tumbas saadies, un gran mausoleo lleno de tumbas al estilo árabe (sin nombre!), con salas excepcionalmente decoradas:

Este fue el paseo que hicimos por Marrakech:

Os dejo aquí una de las mejores muestras de arte hispano-marroquí, con un arco precioso detrás:

y las foticos del día…

Y después nos fuimos ya al aeropuerto, para retomar la rutina. Fue mi primer viaje a Marruecos y al continente africano. Hicimos un viaje bastante distinto a otros anteriores, con más incógnitas y menos comodidades. Fue un viaje fantástico, en el que encontré bastante choque cultural (que andaba buscando) y pude disfrutar muchísimo de viajar a ritmo muy pausado. Aparte de lo genial que es viajar con Alex, esta vez nos vino de perlas que hablara francés. En breve tendréis el post del itinerario, pecunia y algunas cuestiones que os puedan ser útiles. ¡Seguid atentas!