¡Nueva aventura tontaka! Esta vez nos vamos más lejos de lo habitual, a Vietnam, y a un tipo de viaje al que estamos poco acostumbrados: es nuestra primera visita al Sudeste asiático y venimos 3 semanas que no están tan preparadas como es nuestra costumbre. Tenemos un itinerario general y algunas decisiones que tomaremos sobre la marcha.

De todas formas, un viaje tan largo a Vietnam sí que tiene varios preparativos que es importante hacer de antemano, y que pueden ser útiles si estáis pensando ir.

Vacunas: hay algunas vacunas necesarias para viajar a Vietnam. En octubre de 2017 ninguna era obligatoria, pero sí recomendada. Lo primero fuimos al centro de vacunación internacional del ayuntamiento de Madrid. Si en tu municipio no sabes dónde está, ve primero a tu médico de cabecera y que te den los pasos que has de seguir.

En el centro de vacunación les conté el viaje que iba a hacer y me dijeron qué vacunas me tocaban:

  • Vivotif para la fiebre tifoidea. Son unas pastillas que se compran en la farmacia.
  • Vacuna de la Hepatitis A, que me puso mi enfermera en el centro de salud
  • Malarone para la malaria, en caso de ir a zonas afectadas, especialmente Sapa, aunque no tenía yo muchas ganas de ir allí.
  • Tétanos y difteria, que me la pusieron en el centro de salud porque además tocaba recordatorio.

En el centro de vacunación nos dieron “receta” para el Vivotif y el Malarone, pero con esta receta en la farmacia nos cobraban la vacuna entera. Así que fui a mi doctora con estos papeles y ella me dio una receta de verdad, con lo que el precio de estas dos vacunas bajó estrepitosamente.

Es importante que hagáis esto con tiempo, pensad que en verano todo el mundo se quiere ir y las colas se eternizan, y algunas vacunas hay que tomarlas con antelación al viaje. No lo dejéis para el último momento porque os puede suponer un agobio innecesario.

Al fondo de ese valle hay un poblado de malaria Al fondo de ese valle hay un poblado de malaria

Actualización en el viaje encontramos muchos viajeros y prácticamente ninguno se había vacunado.

Sobre qué equipaje llevar a un viaje así hay mucho escrito y solo quiero mencionar algunos imprescindibles para que tengáis en cuenta. Chubasquero fino: lo podéís llevar desde casa o comprar allí barato y muy apañado. El calzado acorde a la lluvia: yo me llevé botas buenas para el agua (para senderismo) y chanclandalias (sí, me acabo de inventar el nombre pero no me digáis que no es descriptivo y adecuado). Antimosquitos fuerte (2 botes para 3 semanas). Y aunque llueve, también hace mucho sol así que un buen protector. Además tened en cuenta que en los templos (y hay muchos) hay que respetar el decoro, que consiste en pantalones o faldas por debajo de la rodilla y no enseñar los hombros. Aplica tanto a hombres como a mujeres. En algunos templos incluso tienen pareos para que la gente se tape.

Procuramos viajar ligero Procuramos viajar ligero

Visados: en este viaje visitamos 2 países que requieren visado, Vietnam y Camboya. El visado de Vietnam lo conseguimos yendo a la embajada (metro Alfonso XIII en Madrid). Allí rellenamos un formulario, pagamos las tasas, y tuvimos que dejarles el pasaporte durante varios días. A los días volví a recoger los pasaportes y allí estaba todo correcto. Por lo visto es práctica habitual, aunque dejar el pasaporte en una embajada no me gustó mucho. En nuestro caso, pagamos 95€ cada uno por el visado de Vietnam porque cogimos la opción de varias entradas; si hacéis el viaje de forma que sólo entráis una vez en el país, el visado sale más barato. De hecho, nos hemos enterado durante el viaje que para 15 días o menos no hace falta visado.

El visado de Camboya se gestiona online a través de una empresa que gestiona e-visas de Camboya. También se puede gestionar directamente al aterrizar en Camboya, pero creo que es más caro, hay que llevar preparadas fotos y además hay que hacer cola.

Al preparar el itinerario tuve en cuenta el consejo de un bloguero de viajes que avisaba de que de sur a norte se va in crescendo; efectivamente lo hemos notado así y nos ha gustado mucho haber visitado entrando por Ho Chi Minh City. Muchos viajeros toman otra aproximación y es entrar por el Norte para asegurarse ver lo que más les apetece y si les queda tiempo, ya miran de ir al sur.

Los vuelos internos en Vietnam son baratos, del ordern de 15-25€, pero están sujetos a muchos cambios, overbooking y cancelaciones. El viaje de Hanoi a Siem Riep (Camboya) en cambio nos costó bastante más (180€ por cabeza) así que era un vuelo que no queríamos perder, y teníamos esa fecha como fijada en nuestro itinerario.

El negocio turístico está menos desarrollado de lo que yo creía. No hay ningún organismo “oficial” que se encargue de la información turística actualizada y en varios idiomas, y casi toda la información se encuentra en foros. Hay muchas cosas que no se pueden preparar de antemano, salvo que quieras ir con packs turísticos que te lo organizan todo desde aquí, así que hay que llevar un plan elástico y que pueda resistir cambios sin resentirse.

Con todo esto listo, ¡nos hemos venido a Vietnam! Nos ha recibido el país lloviendo muchísimo y ya hemos podido probar una buena tormenta nada más llegar. Nos han dicho en el hostal que somos afortunados :P En realidad, nos encanta no dejar que la lluvia nos chafe planes durante las vacaciones.

Nos quedamos solos en la visita cuando se puso a diluviar :D Nos quedamos solos en la visita cuando se puso a diluviar :D

En el Aeropuerto de HoChiMin City, antes incluso de pasar el control de pasaporte ya hay puntos de venta de SIM (8€, gigas ilimitados de datos sin llamadas durante 1 mes) y puntos de cambio de dinero, para hacerse con Dongs (VND) antes de coger el primer taxi.

Así que tras un largo vuelo y un par de gestiones, ya estamos preparados para el viaje que empieza mañana. Aunque el viaje en sí mismo no ha empezado, no puedo dejaros sin selfie tontako…

Qué felices y qué poco sabíamos del viaje que nos esperaba... Qué felices y qué poco sabíamos del viaje que nos esperaba...