Hoy tocaba empezar con las rutas. Como vimos que daban lluvias a partir de las 14, comenzamos pronto la jornada y así evitar en lo posible las lluvias.

A primera hora fuimos a la garganta de Vintgar, una ruta muy sencilla y bastante breve que discurre por una garganta alucinante. La neblina se había hecho fuerte sobre el río y el paseo tenía un aire mágico. Fuimos prácticamente todo el camino solos hasta el final de la garganta, donde, a esas horas empezaba a entrar mucha gente por el otro extremo.

Tras la garganta, volvimos al coche por la ruta panorámica: primero discurrió por un bosque cerrado, y después por claros y vistas panorámicas del valle…

Ha sido una ruta espectacular y aquí dejo el track. Siendo una garganta, es posible que algún tramo no haya trackeado bien, con todo, hemos seguido senderos en (casi) todo momento.

Después hemos vuelto a casa, y hemos salido a por la segunda ruta, la tradicional vuelta al lago Bled. Un paseo de unos 6kms totalmente asequible, pero que nos ha dado un montón de perspectivas sobre el lago, el castillo y la iglesia del islote, que iremos a visitar en algún momento. Para esta ruta habíamos añadido un desvío de otras dos horas con un ascenso a unos miradores; al comenzar a subir, justo sobre las 14, se ha puesto a llover a mares así que hemos cancelado el ascenso (pues no había sendero, solo barro y mucha pendiente), y hemos seguido con la vuelta al lago. A diferencia de ayer, hoy ya íbamos pertrechados para la lluvia y hemos podido terminar el paseo sin agobios.

Aquí os dejo el track:

Después hemos vuelto a nuestra terraza favorita, con un café y un trozo de kremna rezina; la lluvia no ha dado tregua por la tarde, pero nos quedamos con las sensaciones de las dos rutas de hoy.

Para mañana, tenemos prevista otra ruta toda bajo lluvia, por senderos que no requieren mucha ténica, ¡ya os contaremos! Y, como es habitual, selfie…

y foticos…