Hoy hemos tenido un día de ruta sencilla en la meseta Pokljuka, en el interior del Parque Nacional Triglav. Poco a poco, vamos conociendo mejor este enorme parque.

Es una ruta que discurre junto a turberas y marismas. Aquí en Eslovenia son muy de Machado y creen firmemente en que caminante, no hay camino, se hace camino al andar. Esto significa que ni hay camino claro, ni tampoco han puesto mucho esfuerzo con las señales. Por ejemplo, nuestra ruta discurría por aquí en medio:

Lo que en julio y agosto será una ruta sencilla sin más, para nosotros ha tenido bastantes obstáculos, pues las lluvias de los días pasados habían dejado buena parte de los caminos impracticables. Nada que un GPS y unas buenas botas no puedan superar. El camino, además de vistas preciosas,

estaba plagado de setas, y nos hemos encontrado más de una persona agazapada con su cesta recogiendo seticas.

Por la tarde hemos subido al Castillo de Bled. Nos hemos dado un homenaje comiendo en el restaurante que hay en el castillo con unas vistas alucinantes del lago.

Y para alucine, nuestro selfie ;-)

La ruta que hemos hecho:

Y las foticos…

El tiempo parece que está mejorando de nuevo; hoy no ha llovido nada,y ha hecho calorcete. Así que seguramente dejemos atrás la planificación defensiva de estos días anteriores, e intentemos alguna ruta más exigente. Salvo que convenza a Alex de que nos vayamos a tomar el sol a alguna playa cercana… ;-)