¡¡Nuevo viaje tontako!! Tras barajar varios destinos, elegimos Eslovenia cuando descubrimos que es un destino perfecto para senderistas. Septiembre es muy buena época para venir a visitar este realmente pequeño país (tiene la misma superficie que Cáceres).

Según aterrizamos en el aeropuerto de Ljubljana (la “j” se pronuncia “i”), hemos recogido la sim con 10Gb de datos y el coche para las próximas 2 semanas. Y en un ratito nos hemos ubicado en el primer AirBnb de nuestras vacaciones, donde estaremos 5 días, con Ljubljana (la “j” se pronuncia “i”, ya deberíais saberlo) como base de operaciones.

Ayer por la tarde aprovechamos para un paseíto por el río hasta el centro de la ciudad, donde organizamos las próximas visitas. También nos asomamos al gran parque Tívoli y por la noche pudimos cenar en un sitio de platos típicos. Como primera toma de contacto estuvo fenomenal.

Tras descansar (¡tapados con edredón! chúpate esa, verano) hemos comenzado las visitas del día. Hoy tocaba descubrir el este del país. Es la zona menos turística de las que vamos a visitar y se nota muchísimo: no está sistemáticamente recomendada en las guías turísticas, aunque es una zona preciosa. Sospecho que sí aparecerá en las guías de los aficionados a los vinos, pues es región vinatera.

La primera parada ha sido el Castillo de Celje (a estas alturas no hace falta que os diga cómo se pronuncia, ¿verdad?), que resulta que es el más grande de Eslovenia. Llegó a ser tan importante que las tres estrellas de su blaslón pasaron a la bandera eslovena. En el castillo había un grupo de recreación medieval. Tirando con arco. Longbow. Y yo he ido directa a pedir tirar, porsupuestísimo. La ventana era tan enana que no había forma de sujetar la flecha, y de hecho el recreador la sostenía “con el dedito”, aunque no fallaba una, el jodío. Tras mi tirada me ha dicho que si sabía algo de arquería. Le he dicho que soy campeona mundial, y que cómo no me reconoce. En ese momento me ha reconocido y se ha montado una buena dándome alabanzas. Nos hemos ido haciendo la croqueta que aún quedaba el resto del castillo por ver.

Después hemos bajado hasta el pueblo para visitar el centro histórico, y hemos notado que es zona poco turística: hasta los restaurantes estaban cerrados. Celje es un pueblo precioso, con muchos patios interiores y pasadizos profusamente decorados; algunos incluso albergan una cafetería. Genial para perderse.

Ya iba siendo hora de comer, así que nos hemos acercado a Ptuj, donde hemos caído en una pekarna, panadería tradicional donde ofrecen dulces y salados: pizzas, burek y otros hojaldres típicos. Son tiendas muy baratas, donde también venden refrescos y suelen tener mesas, así que son perfectas para comer durante un día de turisteo urbano.

Por la tarde hemos recorrido el pueblo, y también hemos visitado el castillo (ni un pueblo sin su castillo) de Ptuj con unas vistas espectaculares del río Drava y de los emblemáticos tejados rojos del centro histórico.

Antes de continuar, os contaré que me ha tocado hacer de Lara Croft para coger un caché un poco recóndito: había que saltar una valla sin cearme por la loma (ay las malas costumbres) y volver a saltar la valla. Todo esto ante la mirada entre atónica y llena de pánico de Alex que veía que terminaba la visita solo. Casi le da un parraque, pero hemos conseguido el caché o/

A media tarde hemos cogido el coche para la última visita del día: Maribor. Ciudad sobre el río Drava, igual que Ptuj y que floreció gracias a su conexión por tren con Viena. De nuevo unos grandes puentes sobre el río son la puerta de acceso al casco histórico. Hemos paseado tranquilamente por el centro y al caer la tarde nos hemos sentado en una terraza junto al río para degustar un vino blanco típico de esta zona.

Después de un día como hoy, no resulta difícil entender que la bandera de Eslovenia tenga la silueta de unas montañas y unos ríos.

De vuelta a casa, descanso y cena. Mañana vamos a por una de las principales atracciones turísticas naturales de Eslovenia: las cuevas. ¿Encontraremos a Batman? ¡¡SOSPECHO QUE NO!!

Aquí están las fotos de la jornada. ¡Seguimos informando!

pd. Hoy es el cumple de Juan, que ya es el tercer año que nos pilla fuera. Zorionak! espero que hayas tenido un día fetén :D