¡¡Y un día tremendo!! Hoy teníamos planificada únicamente una ruta, de 3 horas, y con margen para hacerla con calma y tener la tarde libre.

Nos ha salido un día genial, y durante toda la jornada nos ha acompañado un solazo fantástico. Así que hemos hecho la ruta con muy buen ánimo.

Se trata de la subida al pico Slemenova, a 1910 metros de altura, desde el paso de Vrsic (a 1611). Teóricamente se sube en 1h30m y se baja en 45m. Aún estoy llorando de la risa.

Es una ruta bien señalizada, pero con zonas expuestas que cruzan por paredes de grava y cuya catalogación técnica es “MUCHO YUYU”. Así que la subida ha sido pausada, disfrutando de los paisajes, ayudándome de Alex en algunos tramos y cuidando el tobillo. En total, 2 horas de ascenso para llegar a unas vistas que quitan el hipo:

En la bajada me encontraba bastante fuerte y he llevado la marcha; hemos hecho la vuelta por el mismo camino, así que los espacios más expuestos eran ya conocidos y pude tener el control. He ido muchísimo mejor de lo que hubiéramos esperado ambos. Finalmente hemos hecho el descenso en 1h20m, con unas sensaciones muy muy buenas.

Ayer estuvimos en este mismo paso de Vrsic, pero con tanta niebla que nos fue imposible ver nada. Hoy el día era tan bueno, que hicimos la mini-ruta de nuevo hasta la gostilna, para poder ver el paisaje que nos perdimos ayer. De nuevo, una gozada.

Podéis ver la cara de “La chica pagana”, una deidad del bosque que ayudaba a pastores y tenía premoniciones, a la que los otros dioses convirtieron en piedra por una premonición que no les gustó. Cosas de dioses.

Aquí la ruta:

Hemos comido en una terraza al solete en medio de las montañas, para rematar un día genial. Ambos teníamos muchas ganas de hacer alguna ruta un poco más exigente, y esta nos ha salido a pedir de boca. Mañana seguimos con más visitas, y ya empezamos a ver el final de las vacaciones (ayyyy).

Pero tranquilidad, que hay selfie:

Y foticos: