Última noche en Las Vegas; en pocas horas cogeremos el avión de vuelta a casa, al trabajo, al día a día.

Hace dos días salíamos de Williams hacia Las Vegas; como íbamos con tiempo de sobra, cogimos un tramo de la histórica ruta 66, que pasa por Williams, y aprovechamos para comer en un sitio que debía estar allí durante el apogeo de la ruta. Después seguimos por el antiguo trazado de la ruta 66, aunque casi todo lo que recorrimos había sido totalmente reformado y renombrado.

Esas sillas llevan ahí más tiempo del que se puede contar... Esas sillas llevan ahí más tiempo del que se puede contar...

Descubrimos que la presa Hoover nos quedaba de camino, así que hicimos un alto. Es impresionante, art nouveau, y hacía un calor horrible: hicimos el paseo por el puente frente a la presa, pero la presa en sí la recorrimos en coche, porque yo no quería despegarme del aire acondicionado (haría unos 105º… F!).

Hamijos, Franco no fue el  único que hizo pantanos... Hamijos, Franco no fue el único que hizo pantanos...

Finalmente llegamos a Las Vegas. Es una ciudad muy hortera y si por mí fuera, dejaría que el desierto se la comiera. Lo bueno es que hemos ido a un espectáculo del Circo del Sol, uno de los que no giran fuera de las Vegas. Y no me sorprende, el escenario es impresionante y la puesta en escena genial.

Por lo demás, termina un viaje bastante largo (3 semanas), donde hemos hemos visitado campo, ciudad, convención y ¡casinos!Ha sido un viaje chulísimo: USA es un país enorme, lleno de lugares enormes. Hemos recorrido una pequeña parte de una pequeña parte y aun así hemos hecho kilómetros como para cruzar España varias veces.

Hemos estado en 6 estados distintos (Georgia, California, Utah, Nevada, Arizona, New York), y en 4 husos horarios distintos (a ratos estábamos en varios a la vez XD). Hemos hecho 2319 millas (es decir, 3732 kilómetros) en 10 días. Y hemos cogido más de 20 cachés.

En USA se come mal y se conduce peor. Por lo demás, en general la gente ha sido amable (salvo que mi inglés sea mucho peor de lo que creo XD). El aire acondicionado sigue estando demasiado frío (y eso que les mandé un correo haciéndoselo notar, tsk). Las propinas son un mundo aparte: en un restaurante nos la llegaron a incluir en la cuenta, bien desglosada, pero 18% inapelable. Por otro lado, es genial que en los restaurantes te pongan agua con hielo. Del grifo. Gratis. El agua de los grifos en general es potable y fresca.

Nos ha hecho un tiempo genial, lo que ha permitido disfrutar de nuestras paradas. La naturaleza aquí es grande, mayor que lo que conozco en varios órdenes de magnitud: es impresionante. Y ofrece muchas posibilidades de observación de fauna salvaje.

El viaje me ha gustado muchísimo y me deja muy buen sabor de boca. Viajar con Alex, claro, ayuda a esta sensación; es un lujazo de compi de viajes.

Pronto publicaré un resumen con el itinerario y costes generales, por si os resulta útil. ¡Gracias por seguir con atención y por comentar en el blog!

Esta es la verdadera razón de tanto selfie: ver si se nos ha quedado algo entre los dientes. Esta es la verdadera razón de tanto selfie: ver si se nos ha quedado algo entre los dientes.

Nos vemos en el próximo viaje