Lo más importante que vais a aprender es, ¿cómo se pronuncia “Yosemite”? Pues en inglés, por lo visto, se pronuncia tal que [yosémiti]. Eh, que no lo digo yo, que lo dice un ranger.

Nos despertamos hace un par de dias en Three Rivers para coger el coche hasta el parque nacional Yosemite; lo primero que hicimos fue parar a desayunar en un sitio con alusiones amish y pegatinas que decían “El 11S fue un trabajo interno”. Pero el café estaba muy rico…

Tras un montón de millas (y más kilómetros), llegamos a Yosemite. Entramos con la Annual Pass y teníamos por delante 16 millas hasta llegar a la zona del alojamiento (en pleno parque). La primera impresión es alucinante. Al pasar el túnel (entrando por el oeste, es “el” túnel), nos encontramos con una panorámica de El Capitán y del Half Dome junto con el valle que quita el aliento.

Hijo mío, algún día, todo esto será una multipropiedad Hijo mío, algún día, todo esto será una multipropiedad

Viendo las fotos, es fácil entender que precisamente esta zona sea la cuna de la escalada moderna; El Capitán es una subida que se acomete en varias etapas, lo que viene siendo una proeza para hacer pis sin molestar.

Después de este primer momento impactante, llegamos a Curry Village donde teníamos nuestra tienda. El parque tiene unas cuantas carreteras, un montón de caminos y miradores, y un parque temático, al que los americanos llaman “zonas de alojamiento”. Curry Village y Yosemite Village son las zonas (adyacentes) donde se concentran los campings, hoteles, bungalows, pizzerías, tiendas, etc del parque. Y es como un Port Aventura, pero más temático aún Lo cierto es que está todo muy bien organizado y señalizado, pero uno no puede dejar de sentir que está yendo por un parque de atracciones.

Con estas nos dan nuestra tienda; que yo pensaba que serían dos lonas comidas por las ratas, pero qué va; unas casetas de madera cubiertas por lona, muy bien dispuestas; incluso tenían una bombilla, una caja fuerte, y por supuesto, ¡la caja anti osos! Aquí todo está pensado para que, por lo que más quieras, no te dejes comida al alcance de los osos, porque si comen carne comida humana se vuelven agresivos y hay que acabar con ellos. Y es un follón que cada año se maten a tantos osos locos, por culpa de que los humanos dejen comida (y enseres higiénicos, no preguntéis) a la intemperie. Total, que teníamos nuestra casita cozy y nuestro mapa y teníamos hambre también.

Alex haciéndose el sueco mientras un oso quiere zafarnos nuestra comida Alex haciéndose el sueco mientras un oso quiere zafarnos nuestra comida

Como es otoño, es la época seca, que se suma a una preocupante sequía en California. Así que nuestra ruta por las cascadas fue preciosa, a pesar de que no hubo cascadas

Como no había cascadas que fotografiar, aquí estamos nosotros pasándolo fetén. Como no había cascadas que fotografiar, aquí estamos nosotros pasándolo fetén.

Vimos más ardillas, ¡vimos mapaches! pero no vimos osos esta vez. A cambio, vimos un coyote salvaje, algo desconcertado por la atención que estaba recibiendo.

Ha sido una visita increíble; los bosques altísimos seguían impresionando, incluso después de visitar Sequoia National Park; hay rutas para todos los niveles, y tuvimos un tiempo genial. Hay un montón de miradores donde acercarse y disfrutar de vistas alucinantes. El día antes de irnos, nos acercamos a uno de los más emblemáticos, el Glacier Point: llegamos justo en el momento en el que un ranger hacía callar a todo el mundo en el mirador para dar su “charla en la puesta de sol” de 20 minutos sobre el parque, el fuego (había incencios en Yosemite), etc…

Esta noche hablaremos de lo mucho que nos gusta el fuego a los rangers... Esta noche hablaremos de lo mucho que nos gusta el fuego a los rangers...

Y esta mañana hemos salido rumbo a Mammoth Lakes, nuestra última parada antes de entrar en el desierto… Pero esto es otra historia y la contaré en otro post