Hoy teníamos uno de los momentos más esperados del viaje: la ruta en helicóptero por el Gran Cañón. Me habían recomendado esta actividad, pero por otro lado es muy típica, pero por otro lado, ¡es un helicóptero! Total, que nos animamos y ha sido una experiencia brutal, alucinante y todas las expresiones hiperbólicas que queráis (como txatxi, mola mazo, mola cantidubi o dabuten).

Hicimos la ruta imperial de Papillon (508$) que ha durado casi una hora. He tenido la suerte de estar de co-copiloto en el lado de la ventanilla, así que tenía toda la visibilidad del mundo…

Y ha sido una pasada, al entrar en la zona del Cañón, nos han puesto a Strauss y nosotros sobrevolando el Colorado como monos en torno a un tótem. He sacado fotos y he hecho vídeos, pero por supuesto, hay que vivirlo; ha sido una super actividad. Os paso el track de la ruta que hemos hecho:

Es como la Muralla China; no sé si se puede ver desde el espacio, pero sí se puede ver desde un helicóptero. Es como la Muralla China; no sé si se puede ver desde el espacio, pero sí se puede ver desde un helicóptero.

Hasta hemos visto una manada de bisontes salvajes. Y aunque mis fotos no le hagan justicia, con esta os hacéis una idea y os ponéis verdes de envidia a partes iguales

Os dije que el río no es colorado sino verdoso-marroncio... Os dije que el río no es colorado sino verdoso-marroncio...

Cuando terminamos, entramos de nuevo en el Parque Nacional y fuimos hasta el extremo este, Dessert View. Unas vistas muy bonitas, pero me ha chafado un poco que había también un reclamo de “edificio antiguo indio”, y resulta que sí, era antiguo (estándares americanos), pero era una imitación (vieja) de algo inidio… Me la han colado doblada…

Y como el restaurante donde comimos ayer nos encantó (el que más de todo el viaje), pues repetimos. Y para bajar la comida hemos ido a coger un caché en un camping adyacente (no se pueden dejar DENTRO de los parques naturales) y hemos aprovechado para dejar nuestro “Mighty 8-bit Thor”: un travel bug cuya misión es viajar y conseguir fotos chulas de los sitios que visite… De vuelta al centro de visitantes, hemos tenido un paseo super sencillo en el que hemos añadido a nuestra lista de animales salvajes observados: una tarántula (ay!), una ardilla de cola plateada y unos alces grises con grandes cornamentas. Alucinante encontrártelos a 1 metro de distancia…

Desde el centro de visitantes, hemos cogido el bus interno (y gratuito) para ir a ver el museo geológico. Ayer esta zona nos pasó inadvertida y al llegar hoy hemos descubierto una de las mejores vistas del Cañón en Yavapai Point.

Al igual que otros parques, Gran Cañón es muy manejable: está todo muy bien señalizado y comunicado, los rangers son muy amables, y hay actividades para distintos perfiles / niveles. Una visita muy recomendable.

Y el selfie del día… (que sé que lo estábais esperando, que mis fans imaginarios me dicen que os encantan los selfies que pongo… ) una sorpresa que seguro que no os esperáis:

¡Nosotros en el cañón! Seguro que no os lo esperabais, SEGURO. ¡Nosotros en el cañón! Seguro que no os lo esperabais, SEGURO.

Mañana cogemos la ruta 66 y nos vamos hacia la última parada del viaje: ¡Las Vegas!