Además de las grandes visitas y las rutas épicas también hicimos un buen montón de pequeñas paradas, miradores y desvíos recorriendo el loop por el oeste de norte a sur que bien merecen un post.

El Howard Eaton Trail es un camino muy largo del que hemos recorrido varios tramos; está muy bien señalizado y es una forma de encontrarse con paisajes algo más recónditos sin necesidad de alejarse demasiado:

En el Artist’s Paints Pots vimos mud pots donde el barro es en realidad riolita disuelta, que queda completamente blanca y parece cal:

(Spoiler: también huele a pedos) (Spoiler: también huele a pedos)

Un breve paseo entre un bosque muy espeso nos llevó al Harlequin Lake, que en primavera se colorea con cientos de nenúfares en su superficie:

Junto al río Madison, hay un plácido paseo, el Two Ribbons Nature Trail con algunos paneles informativos sobre fauna terrestre y fluvial.

También nos asomamos a las Gibbons falls unas de tantas cascadas que hay por el parque.

Desde el mirador había unas vistas del río fabulosas:

Finalmente, quería recoger algunas visitas que hicimos a zonas de géiseres. Hay un desvío de la carretera principal que recorre parte de la antigua carretera, el Firehole Lake Drive, con algunos géiseres interesantes, como el Great Fountains Geyser. Aunque los ojos como platos se nos quedaron al acercarnos al Surprise Pool, una pequeña hot spring muy cerca de las pasarelas.

Allí vimos cómo un hombre colgaba un trozo de carne de una cuerda, atada a un palo; después bajaba de la pasarlea al borde de la fuente de agua hirviendo (os recuerdo que el suelo es muy quebradizo) y metía la carne para cocinarla y comérsela junto a su esposa e hijos.

Foto bonica para que toméis aire Foto bonica para que toméis aire
  • ¿Sabes que hay muchas bacterias el agua?
  • Imagino que con todo este calor estarán muertas.
  • ¿No has visto/oído nada sobre las termófilas? Son bacterias especialmente felices en agua caliente.
  • Anda, ¿que habéis investigado? Yo es que esto lo vi en la tele
  • Ahm, buena suerte.

Al subir al coche me sentí fatal por haberme centrado solo en el pater familias y no haber alertado a la madre con más efusividad y apelando a que básicamente podría estar envenando a los peques.

Esta foto es para mí que me hierve la sangre al recordarlo Esta foto es para mí que me hierve la sangre al recordarlo

Un basin importante de la zona es el Norris Geyser Basin donde asistimos a un paseo guiado por ranger y tuvimos la ocasión de ver springs y géiseres nuevos:

Uno de los sitios muy especiales que visitamos fue el Midway Gayser Basin, famoso porque es donde está el Grand Prismatic Spring, una de las fuentes más coloridas y llamativas. El primer día que fuimos hacía mucho frío así que la superficie caliente de la spring generaba tanto vapor que era imposible ver nada. Así que fuimos una segunda vez; también hacía mucho frío, y sin embargo esta vez logramos disfrutar de la formación y capturar una instantánea que os dejará sin palabras:

Grand.Prismatic. #patapumpish Grand.Prismatic. #patapumpish

Y por si aún os quedan palabras y estáis pensando, ¿y qué será del Petit Prismatic? Pues os diré que ese no existe, listos, que sois unos listos, pero que eso no me impidió otra foto para los anales de la historia:

Petit Prismatic, porque es pequeño y nah, que no lo pilláis Petit Prismatic, porque es pequeño y nah, que no lo pilláis

Por si la movida del supervolcán, la caldera y el manto de lava hirviendo no era suficiente, por Yellowstone también pasa el Continental Divide, es decir, la división de vertientes de los ríos; donde la división coincide con una carretera, los rangers han puesto un cartel así bonico:

¡Con cebolla! ¡Sin cebolla! ¡Con cebolla! ¡Sin cebolla!

Y casi sin haberlo planeado llegamos al momento estelar de nuestra ruta por el oeste de Yellowstone; ¡el selfie!

Y el resto de foticos de todas estas visitas:

Y con esto termina nuestra etapa en Yellowstone (¡un águila calva nos despidió en la salida del parque!); han sido 10 días magníficos, de ver fauna, disfrutar de rutas chulas, aprender de geología y dejarnos maravillar por un parque muy especial. Nos vamos con la sensación de que hemos podido rascar algo más que la mera superficie en algunos aspectos. Hemos recorrido todas las carreteras, siempre sin prisa y disfrutando de tener mucho tiempo para ver las cosas con tranquilidad. La siguiente etapa del viaje es Grand Teton, y es también la etapa final, así que intentaremos sacar mucho partido a los (ya pocos) días que nos quedan de estas vacaciones.

¡Sed felices…! y no os vayáis muy lejos del blog, que queda la traca final ;-)